…Confieso que tengo una ambición, una sola y gran ambición personal: quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi patria. Y me sentiría debidamente, sobradamente compensada si la nota terminase de esta manera: De aquella mujer sólo sabemos que el pueblo la llamaba, cariñosamente…

– María Eva Duarte – Evita, para su pueblo.

Nació en Los Toldos en el año 1919 y las diversas circunstancias que tuvo que vivir, le dieron su primer motivo de lucha.

Aunque su vida fue corta, el amor que sentía por su pueblo le fue suficiente para impulsar enormes transformaciones sociales. Quizás el dato más conmovedor de esta maravillosa mujer, es que sus obras más grandes, las logro en los momentos más difíciles de su vida. Logró despertar amor y pasión en millones de personas.

Evita, fue una mujer de lucha, pujante en sus convicciones y amor por su pueblo. Escribió un capitulo en la historia Argentina.

Con solo 33 años, falleció el 26 de julio de 1952, y la tristeza invadió a casi un país entero. A 64 años de su ausencia, miles de jóvenes seguimos haciendo nuestra su lucha. Frente a las transformaciones sociales y políticas que viene atravesando nuestro país, retomamos sus banderas en cada injusticia y pérdida de derechos.

¿Por qué los jóvenes seguimos reivindicando a Evita?

Porque soñamos con un país como el que ella soñaba. Porque es necesario levantarse y dar una mano. Porque creemos en la solidaridad y entendemos que ser solidarios no es dar lo que nos sobra o ya no nos sirve a nosotros. Porque desde nuestro lugar, queremos transformar, aunque sea un poco, la realidad de muchas personas. Porque nos da satisfacción saber que podemos aportar un granito de arena para la felicidad de cada argentino. Por las miles de personas que tenían nuestros mismos ideales, y las hicieron desaparecer. Porque vivir dignamente es un derecho. Porque sabemos que aún falta mucho por hacer.

Porque donde existe una necesidad, nace un derecho.