Hace unos días en un medio radial de Lobería me consultaban sobre la actualidad partidaria, tanto nacional como local, y respecto a supuestos reclamos motorizados por situaciones críticas como las que son de público conocimiento o, por citar alguna, el análisis de los resultados de la última elección general.

En principio diría que todo ello es válido, porque se trata de un Partido Político, porque los hechos de referencia son públicos y, para sintetizar, porque nos debemos a nuestros afiliados. Claro que siempre es necesario recordar situaciones de hecho y de derecho que enmarcan y condicionan, como lo dice el título, la “DEMANDA” y ubican conceptual y políticamente a los “DEMANDANTES”.

Primero veamos lo que se pide: una convocatoria amplia para que todos los Justicialistas decidan en asamblea que hacer de aquí en más. Convengamos que la propuesta no está exenta de dificultades: ¿Qué dice la normativa vigente? ¿Cuáles son esos sectores? y, Respecto al reclamo: ¿el análisis o autocrítica no se ha realizado?

1 – ¿Qué dice la normativa vigente?

Como todos sabemos la vida institucional de los Partidos Políticos se rige por las Leyes específicas y, particularmente el P.J., por la denominada “Carta Orgánica” que, según reza su Artículo 1°: “es la ley fundamental del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, cuya organización y funcionamiento se ajustará a sus disposiciones”. Allí podemos encontrar casi todo lo referido al reclamo y en su Título III, Sección II, los Derechos y Obligaciones de los Afiliados, base mínima de indispensable cumplimiento que ampara toda requisitoria o exigencia.

2 – ¿Cuáles son esos sectores?

Cuando se generaliza con “todos los Justicialistas” o “todos los sectores”, concretamente: ¿a quién o quienes se refiere? Hagamos memoria de los últimos doce años – por poner un límite temporal – , pero también para definir claramente el objeto de discusión. En todos esos años, a los que simplificando llamamos la “década ganada”, la conducción del P.J. Loberense fue del FRENTE para la VICTORIA, colectivo ideológico-político que reconoció en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner la continuidad más fiel y consecuente con la revolución peronista truncada por la fusiladora primero y el proceso genocida del 76, después.

Tómese éste último párrafo como ratificatorio de un posicionamiento que se mantiene por responsabilidad y coherencia. No escondemos la cabeza como el avestruz ni cambiamos de camiseta, esto dicho para los saltimbanquis o camaleones del poder que hoy están en un lado porque les conviene y mañana en cualquier otro, porque también conviene a sus intereses personales.
Reivindicamos todo lo hecho en los tres períodos de Gobierno Municipal del Frente para la Victoria y recordamos, volviendo al tema partidario, que nuestro lugar no es producto del antojo o directiva de nadie. Se materializó a través de elecciones libres y democráticas donde, bueno es decirlo: no se presentaron listas alternativas, algo muy llamativo sobre todo porque la forma de exteriorizar diferencias en el marco democrático descripto es, precisamente, sometiéndose al voto de los afiliados.

Pensemos además, a modo de ejercicio y sin ánimo de caer en personalizaciones: Si en los últimos treinta años no pisé la sede partidaria. Estuve en contra de todas las conducciones (porque eran A, o estaban con B, o representaban a C). En las diez elecciones pasadas no acompañé las listas ni los candidatos del partido, o peor aún estuve en contra de ellos representando a otros partidos políticos y me sumé posteriormente a la oposición del gobierno peronista. O, por fin, voté candidatos o propuestas antitéticas o reñidas con la doctrina y bases de acción política del Justicialismo. ¿Tengo derecho a exigir respuestas institucionales? Me parece, sinceramente, que si algo de esto ocurrió, la “demanda” responde más a intereses personales u oportunismos varios que a una legítima vocación reconstructiva del sentir y pensar del campo popular.

3 – ¿el análisis o autocrítica no se ha realizado?

Si lo que se quiere es realizar un análisis “de actualidad”, empezando por las elecciones del 2015, surge indubitable precisar ante todo: ¿No se ha hecho aún?, ¿Quiénes deben hacerlo?, ¿En qué ámbito? Nadie discutiría que el lugar debe ser el Partido Justicialista, sobre todo por eso de, como decía el General, “si se quema el rancho que no se vea el humo”. Pero yendo más allá de las frases, es bien sabido que el “ámbito público”, por ej. una radio o un diario, tal vez satisfaga la vocación individual o de notoriedad de un afiliado pero muy difícilmente contribuya al objetivo final de obtener alguna enseñanza para no tropezar dos veces con la misma piedra, salvo que deliberadamente se trabaje para beneficiar a nuestra oposición política que, históricamente, ha jugado nuestra interna cooptando exitosamente supuestos dirigentes.

El derecho a participar ¿a quienes alcanza? ¿La pretensión totalizadora incluye a los que pública y expresamente se mantuvieron fuera del espacio, no hicieron absolutamente nada, manifestaron estar “en contra” o, abiertamente, patrocinaron y votaron en contra de los candidatos del Frente para la Victoria? Entiendo que no. Una razón elemental de honestidad intelectual obliga a mantenerse prescindentes a los que “no fueron parte” y si, porque cambiaron de opinión ahora quieren participar, resulta obvio que deben respetar las reglas de juego y no pedir cualquier cosa.

Por todo esto, y porque los que estamos “adentro” ya lo venimos haciendo e intentamos permanentemente ampliarlo, DIGO:

  • Quien nos ha querido escuchar, sabe que la “bendita autocrítica” la venimos haciendo desde hace tiempo.
  • Que el lugar es el Partido Justicialista cuya sede está en calle Colón 213 de nuestra ciudad para los que aún no lo saben.
  • Que los Lunes tenemos reunión abierta a la que pueden asistir quienes simpaticen, en general, con el proyecto popular y nacional y, en particular, con el P.J. Frente para la Victoria, sector político al que representamos y adherimos.
  • Que los últimos Lunes de cada mes se han fijado como día de reunión del Consejo de Partido distrital, siendo la asistencia responsabilidad personal e indelegable de cada uno de los consejeros.
  • Que el debate está abierto y escuchamos todas las opiniones.
  • Que por razones lógicas pedimos a liberales, conservadores, radicales, opositores al gobierno del Frente para la Victoria y votantes de otros partidos: ABSTENERSE.

Porque de una vez y por todas, hay que dejarse de joder con mentiras, Porque nadie se realiza en una comunidad que vive en la injusticia, Porque pretendemos ser “artífices de nuestro propio destino”, Porque priorizamos proyectos colectivos, y Porque, en definitiva, se está a favor o en contra del Pueblo

José L. Pifano
San Manuel – Lobería.