Ya en Bs. As. El momento de la entrega del cuadro

Ya en Bs. As. El momento de la entrega del cuadro

Unos meses después del 17 de Octubre de 1945, día en el que miles de trabajadores se movilizaron y colmaron la Plaza de Mayo para exigir la liberación del entonces Coronel Juan Domingo Perón, aquel hombre que desde la Secretaría de Trabajo y Previsión Social había promovido fuertemente sus Derechos, el líder indiscutido del movimiento peronista junto a su esposa, María Eva Duarte, iniciaron la campaña política con vistas a las elecciones presidenciales que se realizarían el 24 de Febrero de 1946 y para las cuales compartiría fórmula con el Dr. Juan Hortensio Quijano.

Militantes de todo el país hacían ver en paredones escritos con carbón frases como “Sube la papa, sube el carbón y el 24 sube Perón” o “Braden o Perón”, ésta última en alusión al diplomático y embajador estadounidense que organizaba públicamente la oposición a la fórmula Perón-Quijano. Mientras tanto, el candidato a presidente recorría el país a bordo del tren conocido como “El descamisado” acompañado por su esposa, hecho que daba cuenta de cómo las mujeres comenzaban a abrir su camino en la vida política de nuestro país.

En este contexto, el 18 de Diciembre de 1946 aproximadamente a las 20 hs, apenas una semana antes de las elecciones, “El Descamisado” se detuvo en la Estación “Tamangueyú”. Y allí estaba, en medio de una multitud que había transformado en cantos aquellas frases escritas en los paredones, Olga González, con tan solo 6 años de edad, acompañada por su madre, Micaela Dithurbide y su hermano menor, a quien Eva alzó en sus brazos mientras Perón se acercaba y colocaba en su saco un prendedor.

Luego del triunfo obtenido en las elecciones con más del 50% de los votos y 25 días después de su asunción como Presidente de la República Argentina, el 29 de Junio de 1946 el General Juan Domingo Perón y María Eva Duarte de Perón, compartieron un almuerzo con los camaradas de trabajo.

Así, en un hecho caracterizado y destacado por el entonces Secretario de la C.G.T, diputado Silverio Pontieri, como  extraordinario en relación con los tiempos pasados, comenzaban a hacerse visibles, a materializarse ya y a pocos días de la que sería la primera presidencia de Perón, las banderas del Movimiento Nacional y Popular Peronista que reconoce como momento fundacional a aquel 17 de Octubre histórico y que tiene como eje central de sus políticas a la clase trabajadora, a los sectores populares y sus derechos.

En Lobería, las niñas (tal como se las menciona en el diario de aquella época) María Dolores González y Nelly Hebe González, hermanas mayores de aquella niña que unos meses antes esperaba ansiosa y temerosa a Perón y a Eva en Tamangueyú, elaboraban el cuadro que les entregarían como obsequio al hallarse frente a ellos en nombre de los militantes loberenses del entonces Partido Laborista y emprendían su viaje a Buenos Aires, el cual, a pesar de las referencias que se leen en el diario, solo se realizó a pie en el trayecto de la casa donde se alojaban hasta el lugar donde compartirían un almuerzo sencillo junto al Presidente, su esposa, parte de su gabinete y dirigentes obreros.