“Las transformaciones se dan por oleadas. La gente se articula, se unifica, crea sentido común, tiene ideas fuerza, se convierte en ser universal, es decir, ser que pelea por todos. Logra derechos, acuerdos, Estado, política. […] Entre otras cosas depende de lo que tú puedes hacer hoy en tu barrio, en tu universidad, en tu medio de comunicación, en tu poema o en tu teatro para articular sentido común, para impulsar ideas de lo colectivo o de lo comunitario. Si en algún momento eso, por algo no calculado, se articula con otras iniciativas comunitarias, puede dar lugar a otro flujo. En una semana, en un año, en 10 años. Lo importante es que tú luches y te organices.”

Si no te alcanza la vida, vendrá el siguiente que se sumará a lo que hiciste, para que él sí pueda ver que viene un flujo. Las revoluciones son así. Entonces, cuando tú miras la historia por flujos y no por ciclos, reivindicas otra vez el papel del sujeto, de la persona, de la subjetividad, que no inventa el mundo como le da la gana, pero que ayuda a construir el mundo.

Esto afirmaba hace unos días Alvaro García Linera en el marco de una conferencia de prensa realizada al recibir el premio Rodolfo Walsh otorgado por la Facultad de Periodismo de La Plata, sus palabras me resuenan y cobran otro sentido luego de haber vivido nuevamente la experiencia cultural de la “Mansa Variete“.

Esta vez con cede en Gambrinus y ya en su segunda edición la Variete se auto-define como “un grupo de artistas y amigos, que pensamos este espacio para poder expresarnos y pasarla bien”, con una importante respuesta del publico pasaron por el espacio, entre otros,  “a contrapelo casi murga“, el colectivo “caramacoke” y “Anima” mientras la artista plástica Yessi Cacciabue desarrollaba su arte y se proyectaba el documental La semilla del Abra.

Si algo se destaca es la construcción colectiva de la cultura, la buena alquimia entre arte audiovisual, la pintura, la danza, el teatro y por supuesto lo musical, artistas locales y regionales creando, organizando y gestionando un espacio propio, creando un sentido común, “a contrapelo despertando primaveras” generando un nuevo flujo, una nueva oleada.

caramacoke club

caramacoke club